Algunos vicios del lenguaje

Fist of hand made up of letters

A muchas personas de habla hispana radicadas en un país diferente al suyo les preocupa expresarse de forma correcta y, con ello, piensan que el mejor español se habla en su lugar de origen. Esto es verdad hasta cierto punto, ya que, en países como México, debido a la influencia de Estados Unidos y a los movimientos migratorios, se han adoptado muchas expresiones y léxico que tienen su origen en el inglés o el francés. Los errores aceptados que una persona expresa verbalmente en español son cosa diferente de lo que se redacta. Por ello habrá que evitarlos al máximo en nuestras redacciones, ya que no se trata de modismos, sino de meros vicios del lenguaje.

Amigos lectores, deseo compartir con ustedes algunas expresiones aceptadas en muchos países de habla hispana y que, a fuerza de repetición, se han incorporado y forman parte de la expresión oral. Algunas de ellas están tan arraigadas que el autor o corrector no sabe que son vicios del lenguaje e incluso corrige lo que está bien para dejarlo mal. Digo lo anterior por experiencia propia. A continuación, se muestra una breve compilación de lo que escuchamos a menudo, pero que no debería transferirse a la comunicación escrita (en esta lista solo figuran algunos usos que poco se apegan a la norma lingüística).

Continuar leyendo “Algunos vicios del lenguaje”

Órale, ándale, híjole: ¿errores o regionalismos?

En 1955 se escuchó por primera vez en Estados Unidos la frase célebre de Speedy González, “¡Ándale! ¡Ándale! ¡Arriba! ¡Arriba!”[i]. La traducción al inglés que muchas fuentes le adscriben a esta expresión dista mucho de una correcta: Go on! El equivalente más cercano, en el contexto del nombre del personaje y de la trama de la caricatura, sería Hurry Up! Tal vez es por ello por lo que se le critica mucho. ‘¡Ándele!’ se utiliza con frecuencia en México y en Centroamérica, al igual que muchas otras palabras a las que se les agrega la partícula ‘le’ al final del verbo. La teoría más cercana para explicar esta irregular, pero aceptada, morfología dicta que los mexicanos la utilizamos como una orden, así que podríamos bautizarla como ‘imperativo a la mexicana’. No obstante, también agregamos este expletivo a otra categoría de palabras, lo cual explicaré más adelante.

Continuar leyendo “Órale, ándale, híjole: ¿errores o regionalismos?”

Hasta: uso correcto para marcar final, no principio

Hasta can be a tricky preposition in Spanish. The correct use is one way, but many Mexicans and some Peruvians (perhaps others as well) use it another way, as explained below.

Hasta cuándo volverás: uso correcto de la preposición para marcar límite final

Estimados y nunca bien ponderados amigos y amantes de la correcta expresión en español: estoy segura de que, al igual que a mí, les encantaban las canciones de Juan Gabriel. ¡Quién puede olvidar grandes éxitos como El Noa-Noa o los duetos que se aventaba con Rocío Durcal! Mas, ello no quiere decir que no podamos tomar como ejemplo una de sus más sentidas composiciones para mostrar lo que no se debe decir cuando queremos expresar el término de una acción, así como el límite de tiempo, espacio y cantidad, con la preposición “hasta”.

Continuar leyendo “Hasta: uso correcto para marcar final, no principio”

¿Usted, vos o tú?

Although English today has only one kind of second-person pronoun (although it used to have more, including ones for just two people), Spanish has many more. The most widespread of these are usted, vos, tú, and vosotros, although there are others. Because the pronoun used depends on the social setting or even regional differences, people are often more familiar with one pronoun than another.

Frecuentemente leo textos redactados en español en los Estados Unidos en los cuales se mezclan el ‘usted’ y el ‘tú’ sin criterio evidente. A continuación, explicaré lo que creo que causa esta confusión.

En inglés hay una sola forma de expresarse para la segunda persona: you.

  • You are my friend.
  • Your Honor, I disagree with you.
  • I would like you (the whole group) to come to my party.

Continuar leyendo “¿Usted, vos o tú?”

¿Por qué no se escribe como se habla?

Speaking and writing are to some extent two versions of one linguistic app, which helps us communicate, build our identity, and explore the world. However, while we acquire speech unintentionally through social interaction and use it mostly for daily exchanges, becoming literate requires intentional teaching and learning and has been the vehicle for higher-level thinking and scientific development. Of course, in many circumstances and with the help of technology, spoken and written language overlap. Nonetheless, clear communication of complex ideas in written form continues to be the most important technology available to humans!

La oralidad y la escritura son vehículos del lenguaje, ¡que es la mejor aplicación que se ha inventado para compartir ideas! Sin embargo, tienen características propias y operan, en general, en esferas de acción diversas. Si usted y yo, estimado lector, nos encontráramos por la calle (habiendo ya tenido el placer de conocernos), encontraría muy extraño que yo le dijera: “Tengo el agrado de dirigirme a usted a fin de esclarecer las diferencias entre la oralidad y la escritura”.  Tampoco corresponde que, como autora en el contexto de un blog sobre la buena redacción y sin conocerlo, escriba: “Fijate que en el habla hay mucha más flexibilidad, viste, por tratarse de un acto momentáneo”. (Y, sí, el acento en ‘fijate’ es de voseo argentino.)

El lenguaje nos permite concebirnos como individuos con ideas y emociones propias; nos permite ser seres sociales capaces de aprehender la mente del otro (comprender y predecir la conducta de otras personas, sus conocimientos, sus intenciones y sus creencias); nos permite elaborar pensamientos complejos, reflexionar acerca del mundo que nos rodea, e imaginar mundos posibles; y nos permite hablar acerca del lenguaje mismo y crear lenguajes artificiales con fines científicos o estéticos.

Incluso, el lenguaje humano comparte en cierta medida su capacidad informativa con otros sistemas de comunicación mediante signos. Sin embargo, muchas funciones le son privativas y algunas de ellas solo han podido desarrollarse en profundidad gracias a la invención de la escritura, como el desarrollo de las matemáticas y la exploración del universo en el que vivimos.

La capacidad creativa del lenguaje emerge de su doble articulación, que permite que una cantidad limitada de unidades mínimas no significativas (los fonemas, que en español son unos veinticinco dependiendo del dialecto) se usen para crear una cantidad ilimitada de unidades mínimas significativas (los monemas‑‑morfemas y lexemas que forman las palabras‑‑).

La oralidad hizo al hombre, ¡y la escritura hizo historia!

La aparición de la lengua oral marca el origen de la humanidad, mientras que la invención de la escritura marca, por definición, el origen de la historia. Recuérdese que el período de acontecimientos humanos anteriores a todo documento escrito se denomina prehistoria.

El lenguaje oral es la expresión natural de la facultad del lenguaje y constituye el producto de la evolución biológica de estructuras cerebrales. El lenguaje escrito es un objeto cultural cuya invención es relativamente reciente[i].

Continuar leyendo “¿Por qué no se escribe como se habla?”