Resumen de los cambios de ortografía de la RAE (2010)

As of 2010, the Spanish rulemaking body for spelling and grammar (Asociación de Academias de la Lengua Española and the Real Academia Española)  updated the guidelines on spelling and grammar. Here is a summary of the spelling changes, along with links to the source documents from the RAE. 

Cuando la Real Academia Española (RAE), junto con la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), publicó la versión del 2010 de la Ortografía, los cambios recibieron mucha publicidad. Ciertamente, no todos estaban de acuerdo. Cuando yo cursaba sexto o séptimo grado, nos dijeron que el noveno mes del año ya no se escribía con la letra ‘p’, y que la ortografía correcta era ‘setiembre’. Ahora, la versión en línea del Diccionario de la lengua española dice así: “septiembre, tb. setiembre”.

El tiempo dirá cuáles de estos cambios quedarán como la única verdad y cuáles, como “septiembre, tb. setiembre” quedarán como variantes aceptadas. Por lo pronto, es importante para quienes publicamos materiales escritos en español conocer las normas más actualizadas por las cuales se rigen nuestros colegas. Esta entrada es un resumen de lo que escribió la RAE, según el artículo al cual hago referencia al pie de página. Mis comentarios irán en cursiva.

Continuar leyendo “Resumen de los cambios de ortografía de la RAE (2010)”

La lectura, inspiración para la redacción

Authors are always inspired by their reading. In this post, the author reviews several books: a dictionary, some grammar books, and a few literature books, to explain how each type makes her a better writer. Avid readers make good writers!

Acabo de catalogar mi biblioteca profesional. Incluye lo que tengo en mi oficina, bien a mano, para consultar o para usar como ejemplo cuando lo necesite. Son unos 650 compañeros que están conmigo en todo momento. La oralidad y la comunicación escrita son distintas, y hablamos de eso en “¿Por qué no se escribe como se habla?”.

¿Por qué sigo coleccionando libros con tanto empeño? ¿Los leo? Muchos están marcados con señaladores, otros son amigos fieles que visito con cierta frecuencia. Les presento a algunos:

Continuar leyendo “La lectura, inspiración para la redacción”

¿Usted, vos o tú?

Although English today has only one kind of second-person pronoun (although it used to have more, including ones for just two people), Spanish has many more. The most widespread of these are usted, vos, tú, and vosotros, although there are others. Because the pronoun used depends on the social setting or even regional differences, people are often more familiar with one pronoun than another.

Frecuentemente leo textos redactados en español en los Estados Unidos en los cuales se mezclan el ‘usted’ y el ‘tú’ sin criterio evidente. A continuación, explicaré lo que creo que causa esta confusión.

En inglés hay una sola forma de expresarse para la segunda persona: you.

  • You are my friend.
  • Your Honor, I disagree with you.
  • I would like you (the whole group) to come to my party.

Continuar leyendo “¿Usted, vos o tú?”

¡No cambiemos de huso horario sin tomar un avión!

As readers embark on a piece of writing, they get ready to understand the story set in a certain time and place. When we, as writers, suddenly move from one time to another with no connection, we create confusion. In this post, we will try to understand the broad scope of the meaning of the different Spanish verb tenses. We just can’t change time zones without putting our readers on an imaginary airplane!

Cuando escribimos algo, nuestro lector se instala en un lugar y un tiempo imaginarios. Si lo descolocamos, llevándolo a otro momento sin aviso previo, no puede seguir el hilo de lo que estamos diciendo.

A menudo confundimos a nuestros lectores porque nos olvidamos de que los verbos funcionan en una serie de “husos horarios” que organizan la secuencia de eventos relatados respecto de un momento inicial (que puede o no coincidir con el momento del discurso). El siguiente cuadro es una guía que sirve de ejemplo, aunque no es exhaustiva. Usamos la nomenclatura de los tiempos verbales de ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española).

Este documento es un cuadro comparativo con otras nomenclaturas de uso común en los Estados Unidos y América Latina.

 

Tiempo presente.

Estoy en casa.Presente
A mi abuela la veo todas las semanas.Presente habitual
Buenos Aires es la capital de Argentina.Presente descriptivo

Tiempo pretérito: lo que ha sucedido.

Canté con el coro el sábado.Pretérito perfecto simple
He terminado la tarea. ¡Por fin!Pretérito perfecto compuesto
Cantaba muy bien de niña. Ahora no tengo voz.Pretérito imperfecto
Había hecho la comida para las cinco de la tarde, pero mi hermano se la comió como si fuera una merienda y tuve que cocinar otra vez para la cena.Pretérito pluscuamperfecto
Si me hubieras invitado, habría ido.Pretérito imperfecto del subjuntivo
Ayer viene mi marido y se me queja de que la sopa no le gusta. ¿Y a vos qué te parece eso?Presente histórico

Tiempo futuro: lo que vendrá

Mañana será otro día.Futuro simple
¿Qué vas a hacer mañana?Perífrasis
La semana que viene voy a Europa.Presente prospectivo
Voy en cuanto me invites.Presente del subjuntivo y presente prospectivo (ejemplo conversacional)
Cuando confirmen la aceptación de este presupuesto, comenzaremos con su traducción.Presente del subjuntivo y futuro simple.

El cuadro anterior nos demuestra que los tiempos verbales no son suficientemente específicos para expresar cuándo se lleva a cabo una acción determinada. Tenemos que darles a nuestros lectores el resto del contexto necesario para ubicarse en tiempo y espacio. Si los lectores han de prepararse para ir, digamos, de Los Ángeles a Nueva York, tendrán que tomar un avión. En nuestra redacción debemos tomar esto en cuenta y darles un “pasaje de avión”.

No hagamos esto:

José estaba en casa durmiendo. María llega del colegio, a los gritos. José se levanta.

¿Qué pasó acá? Pasamos de “estaba” a “llega” sin explicación alguna. Falta una conexión.

Sería mejor esto:

José estaba en casa durmiendo. María llegó del colegio, a los gritos. José se despertó y preguntó qué pasaba.

Otro ejemplo problemático:

Y pensaba en esa pareja tan linda y cómo daba tranquilidad y placer verlos, y sentir que todo estaba en armonía y de alguna forma siempre iba a ser así, sin que cambie nada.

Sería mejor así:

Y pensaba en esa pareja tan linda y cómo daba tranquilidad y placer verlos, y sentía que todo estaba en armonía y de alguna forma siempre iba a ser así.

Estos ejemplos están tomados de la experiencia diaria. Algunos fueron recopilados de la redacción de personas que hablan español muy bien pero lo escriben con poca atención a los detalles. Me dieron su permiso para compartirlos para que otros puedan mejorar, como lo están haciendo ellos.

Consideren, por último, este párrafo de Miguel Cané en Juvenilia:

Me invade en este momento el recuerdo fresco y vivo de los primeros días pasados entre los obscuros y helados claustros del antiguo convento. No conocía a nadie, y notaba en mis compañeros, aguerridos ya a la vida de reclusión, el sordo antagonismo contra el nuevo, la observación constante de que era objeto, y me parecía sentir fraguarse contra mi triste individuo los mil complots que, entre nosotros, por el suave genio de la raza, sólo se traducen en bromas más o menos pesadas, pero que en los seculares colegios de Oxford y de Cambridge alcanzan a brutalidades inauditas, a vejámenes, a servidumbres y martirios. Me habría encontrado, no obstante muy feliz con mi suerte, si hubiera conocido entonces el Tom Jones, de Fielding[1].

Aquí Cané utiliza diversos tiempos verbales. ¿Cómo hace para que tengan sentido en un mismo párrafo? Situemos primero la escena: Un par de párrafos antes, Miguel Cané nos dice que entró al Colegio Nacional tres meses después de la muerte de su padre. Estos son sus recuerdos de sus primeros días. Empieza orientándonos hacia eso, “me invade el recuerdo…” Habiendo introducido el “recuerdo,” Cané nos puede llevar al pasado, con “conocía”, “notaba”. Con la introducción del “pero” introduce una comparación con la realidad de otros colegios en el presente: “alcanzan”. Termina el párrafo con cierta especulación, agradecimiento a una novela que lo hubiera podido sacar de apuros: “Me habría encontrado…”

Miguel Cané, como buen autor, le dio al lector las pautas para que pase del pasado al presente y vuelva al pasado en un mismo párrafo. Es posible, pero hay que orientar al lector, como en este ejemplo.

[1] Cané, Miguel. Juvenilia. Buenos Aires: Ediciones Colihue. 2007, p. 56

 

Cómo escribir con naturalidad

 

How to produce a text that reads as if it were actually written in the language in which it is written! Read, pay attention to syntax, punctuation, and express yourself naturally. Read on for the details! It might be easier said than done… teamwork helps!

Cuando vivía en la Argentina, estudié inglés, y uno de los mejores libros de texto fue el Lower Certificate English Course for foreign Students, de Ona Low.

En el tercer capítulo, cuando habla de cómo redactar, da algunos conceptos prácticos que voy a explicar a mi manera, actualizándolos a nuestro contexto de hoy.

Ona Low nos recuerda que a la hora de redactar en un idioma que no es el que usamos para escribir a diario debemos tomar ciertas precauciones:

Continuar leyendo “Cómo escribir con naturalidad”

Uso del acento ortográfico

In Spanish, the written accent is used to indicate the rhythm of the language and to avoid ambiguities. There are words that are spelled the same way but accented differently with totally different meanings. Read on!

En la vida, todo tiene un ritmo.

Hablamos con ritmo. Algunas sílabas se pronuncian con énfasis, o sea, con más fuerza, y duran un poco más que otras. Son las sílabas acentuadas. Es fácil identificarlas cuando vamos a gritarle una frase a un amigo que está lejos. ¿Qué sonaría muy recio? Cuando pensamos en ese grito, la exageración del grito nos muestra qué sílabas sonarían bien si se oyeran más duro.

Estamos tan acostumbrados al ritmo de nuestra lengua, que pasa desapercibido… hasta que tenemos que marcarlo para que otro lo entienda, poniéndole una tilde (acento ortográfico o diacrítico). Para hacerlo, primero tenemos que entender dónde están las sílabas que tienen acento, sea ortográfico o no.

Continuar leyendo “Uso del acento ortográfico”

El uso del subjuntivo

The Spanish subjunctive – a comparison between English and Spanish usage.

En este artículo me remitiré a comparaciones con el inglés porque el subjuntivo no es muy evidente en ese idioma. Debido a nuestro constante contacto con el inglés en los Estados Unidos, es fácil olvidarnos de la importancia de este modo verbal. Las frases en inglés estarán en cursiva o en una columna específica.

Cuando enseñaba español en Gordon College, siempre les daba esta explicación a mis alumnos. Era suficiente para que identifiquen la necesidad del subjuntivo el 95% de las veces:

The subjunctive is the language of hopes and dreams, of things you can’t control.”

Continuar leyendo “El uso del subjuntivo”