El ‘que’ galicado: ¡Huy! ¿Y eso con qué se come?

El qué galicado

Calma, amigos. ¡Que no panda el cúnico! Es posible que la palabra ‘galicado’ suene algo pedante, y hasta alambicada, pero si pensamos con un poquito de detenimiento, es fácil concluir que viene del galo, idioma predecesor del francés. Por tanto, ‘que galicado’ o ‘que afrancesado’ es el nombre que se da al ‘que’ cuando se le usa en construcciones propias del francés, pero no del español.

Veamos los siguientes ejemplos:

A.

  1. En ese hueco es que vivo.
  2. Es por eso que decidí arrastrarme por el suelo.
  3. De ellos era que despotricábamos sin reato de conciencia.
  4. Por eso será que se comporta como si en verdad fuera bruto.
  5. En ese cementerio fue que quedó enterrada la cucaracha.

Para saber si estamos en presencia de un ‘que’ galicado, (lógicamente) primero debemos observar si efectivamente hay un ‘que’ en la oración. En este caso, todas las oraciones anteriores tienen un ‘que’ (señalado en cursiva).

Hay registros de que este uso ha contaminado nuestro idioma desde los propios orígenes de las lenguas romances, ya que en francés, la estructura natural es la que se ve en el siguiente ejemplo: C’est ici que j’habite. Literalmente, sería: ahí es que vivo.

En segundo lugar, examinamos si, contrapuesta al ‘que’, hay alguna conjugación (no importa cuál) del verbo ‘ser’. Tal es el caso en todos los ejemplos anteriores (en negrilla).

En los casos que nos ocupan, el ‘que’ usurpa el lugar que legítimamente le corresponde al adverbio o expresión adverbial de tiempo, modo, causa, lugar o complementos. Según esto, lo correcto sería:

B.

  1. En ese hueco es donde yo vivo.
  2. Es por eso por lo que decidí arrastrarme por el suelo.
  3. De ellos era de quienes despotricábamos sin reato de conciencia.
  4. Por eso será por lo que se comporta como si en verdad fuera bruto.
  5. En ese cementerio fue donde quedó enterrada la cucaracha.

Con seguridad algunos de ustedes estarán pensando que bien podría decirse:

C.

  1. En ese hueco vivo yo.
  2. Por eso decidí arrastrarme por el suelo.
  3. De ellos despotricábamos sin reato de conciencia.
  4. Por eso se comporta como si en verdad fuera bruto.
  5. En ese cementerio quedó enterrada la cucaracha.

Los que así piensan tienen razón, pero hay que aclarar que la diferencia está en el énfasis. Las cinco oraciones inmediatamente anteriores (C) son correctas, pero menos enfáticas que las del apartado B. Se trata, entonces, de decidir el acento que queremos dar a nuestra expresión y, en consonancia con ello, incluir o no el adverbio correspondiente, pero nunca el ‘que’ galicado.

Debo alertarlos, amigos, contra los que creen que el ‘que’ galicado consiste en decir o escribir ‘desde que’, expresión que es totalmente correcta, aún en su variante popular ‘ende que’. Disfruten, entonces, sin remordimientos, de la tierna cueca chilena Ende que te vi, interpretada por Los Guaraníes.

En otro artículo me ocuparé de otros ‘que’ que, no siendo galicados, son igualmente impropios: el queísmo y el dequeísmo. Mientras tanto, diviértanse un poquito con estos ejercicios.

26 opiniones en “El ‘que’ galicado: ¡Huy! ¿Y eso con qué se come?”

  1. Fabuloso artículo, lo triste es que a medida que avanzaba, pensaba.. esas frases están bien.. para encontrarme luego que era un error. Fabuloso el ejercicio aunque me rajé. Por favor, acláreme el término alambicada. Llevaba un par de días extrañando los artículos

    1. (de parte de Yilda)
      Estimada y habitual lectora:
      Una vez más, nuestro agradecimiento por leer nuestros artículos.
      El vocablo ‘alambicado’ significa ‘rebuscado’, ‘embrollado’, ‘falto de sencillez’. Espero que al ver la respuesta de los ejercicios le haya quedado claro en qué consistieron los errores.
      Las mosqueteras nos dimos un descanso navideño, pero enviamos una tarjeta a nuestros lectores, la cual podrá ver a continuación del presente artículo.

  2. No tenía ni la menor idea de que esto fuera un error. Lo tendré en cuenta para el futuro. Me pelé en los ejercicios. A veces no es muy fácil. Gracias por este artículo tan ilustrativo.

  3. Otra vez, gracias, apreciadas Mosqueteras. Siempre conviene repasar este tema que cual vil cucaracha, se cuela si uno se descuida. Y hablando de ortópteros… las cucarachas no se entierran. Y menos en cementerios. Se despachurran con una pantufla, se recogen con papel y escoba, y se tiran a la basura. No hay necesidad de ponerlas en bolsa plástica ni de brindarles santo sepulcro.

    1. (de parte de Yilda)
      Gracias, Clarisse. Por supuesto que puedes elegir la ausencia de énfasis. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el ‘que’ galicado se comete por querer dar énfasis.

  4. Errores muy comunes en frases cotidianas. Personalmente me identifiqué con las últimas, aunque no sean enfáticas. Quedo atenta a los dequeísmos….pues me parece que antes no se usaban tanto, ¿no les parece?
    ¡Gracias y un Feliz Año nuevo para todas!

  5. Efectivamente, hasta a los más avezados se les va este error. Lo he visto hasta en grandes literatos y connotados periodistas. Sigo instándola a que escriba así, con canciones, con fotos, con ejemplos de esos que no se encuentran en los libros de texto, sino que le corren a uno un poco el piso. De esta manera la gramática se aleja de la “alambicada” academia para acercarse al ciudadano común y corriente.

    1. (de parte de Yilda)
      Señor Meneses: sus ya habituales comentarios nos dan pábulo para seguir escribiendo. Como le dije hace ya varios artículos, ese precisamente es mi deseo: poner la gramática al servicio del ciudadano de a pie.

  6. ¡Son unas bárbaras! Si no participo en las discusiones es porque no traduzco profesionalmente al español, pero siempre estoy al tanto de sus andanzas y veo con muchísimo gusto que las sigan tantos colegas de los que tengo en buen concepto ¡felicidades, adelante!

  7. No dejo de aprender con artículos tan didácticos. Yo creo que este error, con seguridad, es uno de los más difundidos e ignorados. Con ‘ignorados’ me refiero a que no se tiene conocimiento de él, no a que se pase por alto. Claro que se pasa por alto si se ignora de que se trata. ¡Sigan así, mosqueteras!

    1. Gracias, Esperanza. Y gracias por hacer la distinción entre las dos acepciones de ‘ignorar’, ya que anteriormente solo tenía el primer significado que usted anota. Ahora se ha aceptado el segundo. ¡Ojalá pesque y corrija muchos ‘que’ galicados en sus próximas lecturas!

  8. Todos los días se aprenden cosas nuevas, aunque sean antiguas. Me puse a revisar unos libros viejos de gramática, que eran de mi papá, y acabo de toparme con uno que tiene un capítulo sobre este mismo tema. Claro, no será (el libro) tan antiguo como el imperio romano, pero me confirmó lo viejo que es este problema. Lo malo es que no se ha corregido, sino que seguimos dele que dele con el mismo vicio. Gracias por los ejercicios. Voy a enseñar este tema aquí en la escuela de música de Ginebra.

  9. Fue para mí toda una sorpresa encontrarme con que esto era un error. Estaba convencidísima de que esto era lo correcto (el uso del ‘que’). Agradezco mucho la lección de hoy. Los ejercicios ayudan mucho.

  10. Nuevamente gracias por la forma tan didáctica de redactar sus artículos. Es muy fácil aprender de esta manera. Yo tengo la misma canción en un disco muy viejo de los cuatro hermanos Silva.

  11. No sé cómo llegué tan tarde a la lectura de este artículo. Creo que no me llegó a tiempo. En todo caso, quiero expresar mi opinión positiva sobre lo importante que es saber que se cometen errores. Si no lo sabemos, es como no saber que estamos enfermos, luego no buscamos ayuda. Recuerdo haber estudiado este tema hace mucho tiempo, en el colegio, pero ya lo tenía en la trastienda. Gracias a la autora por recordarlo y explicarlo tan fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *