Subordinado y subordinante – Se vende vestido para novia de segunda

Sentences are clearer when nouns and the words or phrases that modify them have not been separated. Otherwise, it can be difficult to tell what is being modified.

Amigos: creo que estarán de acuerdo conmigo en que todo tiene un límite: tanto para el novio de esta novia, como para la sintaxis del español (flexibilidad del orden de las palabras), que no es poca.

En el primer renglón de este artículo citamos un aviso que fue publicado hace más de 20 años en un prestigioso periódico colombiano. Pero, por muy prestigioso, no me cabe la menor duda de que el anunciante quiso decir otra cosa:  “Se vende vestido de segunda para novia”.

El despropósito de la publicación fue la consecuencia de separar la expresión subordinante “vestido”, de la expresión subordinada “de segunda”. Dicho de otra manera: se separaron expresiones que deben ir juntas (esposadas), ya que una depende de la otra.

Al cambiar el orden lógico de las palabras, y separar subordinado y subordinante, se originan casos como el que estamos analizando, en los que termina diciéndose algo que, seguramente, está muy lejos del deseo de su autor. He aquí algunos ejemplos, en los cuales resalto con negrita  las expresiones subordinantes, y con cursivas, las expresiones subordinadas.

  1. Le envío este conejo con mi hermano que tiene las orejas recortadas.
  2. Ahí va el demagogo pavonéandose con su perro que perturba el orden público.
  3. Ayer vi pasar el carro del cura Ford modelo T.
  4. Nos enorgullecemos de haber fabricado camas para niños de hierro durante más de 20 años.
  5. Centro de Capacitación Agroecológico.

Analicemos, caso por caso, qué ocurre en las oraciones anteriores:

  1. La oración es impecable en el caso de que el hermano sea el de las orejas recortadas, pero es casi seguro que se trata del conejo.
  2. Entre el demagogo y el perro, es difícil saber quién perturba el orden público. Tal como está escrita la oración, es el perro. Sin embargo, tratándose de un demagogo, es más lógico suponer que sea él quien perturba el orden público.
  3. Solo en el caso de que el cura se apellidara ‘Ford Modelo T’ estaría correcta la oración, pero, no teniendo cómo confirmarlo, hemos de suponer que ‘Ford Modelo T’ se refiere a la marca y el modelo del carro.
  4. ¿Niños de hierro?
  5. En este caso, inferimos que ‘Agroecológico’ se refiere al centro, puesto que concuerdan en género (masculino) y en número (singular).

Ahora veamos el orden correcto para que no haya lugar a malentendidos:

  1. Le envío con mi hermano este conejo que tiene las orejas recortadas.
  2. Ahí va el demagogo que perturba el orden público, pavoneándose con su perro.
  3. Ayer vi pasar el carro Ford Modelo T del cura.
  4. Nos enorgullecemos de haber fabricado camas de hierro para niños durante más de 20 años.
  5. Centro Agroecológico de Capacitación.

Como ven, es solo cuestión de tener el cuidado de nunca separar subordinado y subordinante. Para ello, es muy conveniente hacer estos ejercicios.

18 opiniones en “Subordinado y subordinante – Se vende vestido para novia de segunda”

  1. Al leer no era claro para mi las palabras subordinante y subordinado y leí las primeras frases y pensé están bien formadas, pero al continuar leyendo, veo que es un error garrafal que cometemos con cierta frecuencia, es grato aprender de mi idioma con artículos sencillos y agradables, los ejemplos ayudan mucho a comprender

    1. Apreciada Luz Stella:
      su comentario me llena de satisfacción. Estoy plenamente de acuerdo con usted: es un error garrafal que se comete con cierta frecuencia.

      Gracias por ser nuestra lectora.

  2. Mi querida Yilda,
    Me desayuné con una gran sonrisa leyendo tu artículo. Interesante tema, que da lugar a errores garrafales pero en unos casos simpatiquísimos ¡aunque muy lejos del significado real!
    Como siempre, felicidades.
    Abrazote,
    Hilda

    1. Estimada y asidua lectora:
      me encanta saber que su desayuno estuvo sazonado con los casos curiosos que pueden ocurrir como consecuencia de trasponer el orden lógico de las palabras.

      Como siempre, reciba todo mi agradecimiento.

  3. Excelente y comiquísimo. No sé por qué, pero es muy fácil cometer este error, a pesar de que no se trata de nada más ni nada menos que examinar la lógica de las cosas. Sin embargo, estoy seguro de que pasan cosas así a cada rato.

  4. Le tengo un título por si algún día publica un libro. O mejor dicho, le tengo varios títulos: El lado cómico de la gramática, Ríase con la Gramática, ¿Creía que la gramática era tediosa? Todo lo que usted quería saber sobre la gramática, pero nunca se lo dijeron.

    ¿Cómo le parece mi colaboración? Me divierto mucho con sus artículos. Por eso quiero colaborarle.

  5. Ojalá hayan logrado vender el vestido, no la novia. Y ojalá no le hayan cortado las orejas al hermano.
    Gracias por tratar este inusual tema.

    1. Interesante comentario que cambia el enfoque pedagógico que imperó durante mucho tiempo: “la letra, con sangre, entra”.
      Me despido con la consabida sentencia del cantante que durante mucho tiempo se creyó que era mexicano, y que ahora se dice que nació en Sutamarchán, Boyacá: “My agradecida, muy agradecida, muy agradecida”.

  6. Yo he visto mucho este error en artículos periodísticos, como también en televisión y en radio. Le agradecería que me explicara un poco más el concepto de subordinado y subordinante. Hice todos los ejercicios, pero aún creo que tengo dudas.

    Atentamente,

    1. (De parte de Yilda)
      Estimada María Stella: tiene usted mucha razón de que en el mundo del periodismo es frecuente este error. Sería muy conveniente que las escuelas de periodismo se ocuparan de formar profesionales con mejor conocimiento de su idioma.

      En cuanto a los errores que tuvo en los ejercicios, explíqueme un poco más de que se trata, y trataré de ayudarla un poco más. Será un placer para mí.

  7. Estaba en mora de felicitarla por sus artículos. Le agradezco mucho que nos refresque la memoria a los lectores, con cosas que a lo mejor aprendimos hace mucho tiempo, pero que la vida va poniendo en la trastienda hasta que algo nos lo trae de nuevo a la memoria.

  8. Estimada Eugenia:
    disculpe, por favor, que he tenido varios inconvenientes que retrasaron mi respuesta. Reciba mi agradecimiento por su comentario. Es mi deseo que ‘4 mosqueteras’ sea una cantera de la que puedan nutrirse muchos para escribir mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *